Solapas principales

A la Orden cambió la forma de contratar servicios de aseo, empezando por un clic.

El emprendimiento de base tecnológica parten de un hecho técnico, y es probable que su gestión dependa de dicha estructura, ya sea un software, una app, un bot, entre otras opciones de plataformas. Pero qué ocurre cuando se plantean dos frentes de servicio, el técnico y el humano que parece ser inherente al éxito de cualquier negocio. Este es el caso de A la orden, fue ideado por una pareja de jóvenes emprendedores que plantearon su negocio con estos dos componentes. Veamos de qué se trata:

Su motivación inicial fue la búsqueda de una independencia económica y desde el principio querían un negocio que se saliera de lo convencional, “siempre he tenido fe en las tic y ya habíamos encontrado una necesidad, por ejemplo desde casa, nuestra familia tenían inconvenientes para encontrar a alguien confiable que desempeñara las labores de aseo por días. Comenta Camilo Cano CEO y CTO de este emprendimiento.

Para A la Orden no fue fácil empezar y le ocurre a la mayoría de empresas nacientes, pero aseguran que al emprender se corren riesgos que hay que enfrentar. “Nuestro negocio tiene base tecnológica, pero también una gran gestión humana y hay que desarrollar estos dos frentes con la misma atención, pues son la esencia de nuestro emprendimiento” agrega Maria Camila COO de A la orden el emprendimiento que presta servicios de aseo en Tunja.

Al iniciar la fase de aceleramiento con Apps.Co y CloudBased y como ocurre en muchos casos, esta pareja tuvo varios intentos de nombre, inicialmente se llamaban Domotinas, en alusión al personaje animado Robotina que hacía funciones de limpieza pero no precisamente bien. Esto les confirmó que no guardaba relación con el negocio, incluso para muchos era confuso pronunciarlo bien, por lo que optaron por un concepto más común y que es parte de nuestra cultura. “Estamos para servirles a los hogares y que las personas dediquen tiempo a los más importante, su familia, nuestras colaboradoras, llegan al domicilio y dicen “a la orden” en que puedo ayudar y de ahí nacemos.

Este emprendimiento tiene un claro enfoque social y es la generación de empleo y la estabilidad. Las colaboradoras que en la mayorìa de casos son madres cabeza de hogar, no han contado nunca con un salario mínimo, seguridad social o un contrato y por lo mismo viven al día, haciendo lo posible por sacar adelante a su familia.

 

¿Cómo funciona la plataforma A la Orden?

Somos multicanal nos pueden contactar por teléfono, whatsapp, facebook, o por la aplicación a través de un formulario de reserva. Sin embargo hemos visto que los usuarios no lo hacen a la primera vez, entonces hemos diseñado un proceso de trabajo de cliente en el que nosotros paso a paso a raiz del primer servicio lo invitamos a descargar la app motivandolo con un descuento para el siguiente servicio, también lo invitamos a que califique la aplicaciòn con otro beneficio de 20% y que califique el servicio para recibir otro descuento.

 

¿Cómo ocurre la selección de personal?

Tenemos un sistema de referidos, pues entendemos que nuestra competencia son las señoras recomendadas, esta dinámica aunque ha funcionado históricamente presenta el clásico problema, los casos de hurto. Respondiendo a esto, tenemos un proceso de selección de 8 filtros en el que investigamos a las colaboradoras, hacemos visita domiciliaria, exámenes sicológicos, revisiòn de pasado judicial entre otros procesos básicos como el estudio de su hoja de vida.

Comprobamos que los clientes se sienten cómodos y suele ser más fácil generar el voz a voz, pues si el servicio gusta muy seguramente éste lo recomendará a alguien más